HopTour La Cabane en l’Air (La Cabaña en el aire) – J 46

La Cabaña de las cabañas

Ya sea en los Campings Castels, alrededor de albergues y pensiones, en las inmediaciones de un increíble emplazamiento turístico, en el corazón del bosque o en pleno campo, empezamos a ver lo que une a todos los socios de la red “La Cabaña en el aire“: la naturaleza, el patrimonio, la autenticidad y una profunda humanidad.

[box type=”shadow” ]

De hecho, toda esta red es principalmente la historia de mujeres y hombres cuya principal motivación es vivir su patrimonio, a menudo familiar, a veces “recientemente” adquirido, siempre único, y abierto a los otros ; a los demás.

[/box]

Todos tienen también esas ganas de preservar el medio ambiente, tanto como sea posible y de manera a menudo diferente, lo que permitirá a sus clientes vivir esta experiencia única de pasar una noche en una cabaña, ‘colgada’ o sobre el agua.

[su_carousel source=”media: 13304,13307,13301,13278,13272,13266,13259,13256″ limit=”30″ link=”lightbox” width=”420″ height=”260″ items=”1″ title=”no”]

La bienvenida que nos dan es generalmente cálida e interesada en el enfoque Hopineo. Están ansiosos por saber lo que está pasando con sus homólogos, en la red y más allá, y descubrir nuevas soluciones prácticas para llevar a cabo sus actividades, ya sea a nivel de la misma prestación, de su comercialización, o incluso de la forma de maximizar la experiencia de las cabañas.

Una diversidad de riqueza inagotable

[box type=”shadow” ]

En el seno de la “Cabaña en el Aire” no esperes vivir dos veces la misma experiencia con los diferentes socios que hay. A veces, incluso dentro del mismo sector, la experiencia varía drásticamente de una cabaña a otra.

[/box]

Acceso “fácil” o aventura (que nos hace, de vez en cuando, subir la adrenalina…), solos en medio de un bosque “mágico”, a las puertas de las más grandes forjas de Bretaña (sitio notable y excepcional), al borde de un estanque en compañía de una fauna omnipresente, en el corazón de un camping que ofrece todos los servicios, o incluso sobre el agua, en un área comparable a un pequeño rincón del paraíso …

Todo el oro del mundo…

…o, en todo caso, el oro de las cabañas, al menos en parte ; es lo que se aprende cada día en ellas. Volvemos a pensar en la Exposición fotográfica de Liliane Clément « Todo el oro de Camboya », y establecemos una analogía : el oro de las cabañas, son las puestas de sol que parecen incendiar los árboles o que les hacen reflejarse sobre el estanque; es hacer honor a la naturaleza, la calma, el descanso que alberga el tiempo de una estancia corta; es la minuciosidad con la que las cabañas están decoradas, todas únicas; también es este momento tan especial, fuera del tiempo, « desconectado », donde los habitantes de las cabañas disfrutan en familia o en pareja – repasando los libros de visitas, incluso leemos que algunos han decidido hacerse de forma regular una “noche de la cabaña” en sus casas, cortando la electricidad junto con internet para reencontrarse y … ¡hablar! (¿En qué época vivimos?); es, en resumidas cuentas, esa acogida tan personal (y personalizada) de los propietarios.

[box type=”shadow” ]

Por nuestra parte descubrimos algunas alegrías en nuestro HopTour de Francia, con la multiplicación de lo aprendido y el encuentro con personalidades muy diferentes. Se forjan amistades, se contemplan retazos de proyectos, te dan ganas de crecer…

[/box]

[su_carousel source=”media: 13296,13293,13285″ limit=”30″ link=”lightbox” width=”420″ height=”260″ items=”1″ title=”no”]

Para resumir, avanzamos….¡siempre!

Como la mayor parte de nuestras experiencias después de un año, el proyecto Hopineo – que ya no nos pertenece a nosotros, y eso es bueno – es impulsado cada vez más, obligándonos a replantearnos todo, alimentando, sobretodo, la inspiración. La semana pasada nos dimos cuenta de que ahora mismo somos algo más de un centenar de personas que participan en la comunidad Hopineo.

Y para nosotros, por otro lado, eso es felicidad (como dice la canción … ;-))!

Retour en enfance pour Justine et Mahery

Traducido del Francés por : Marie-Angeles Tabera.

Ningún comentario

You must be conectado to post a comment.